lunes, 6 de octubre de 2014

Poirot Investiga. El Robo del Millón de Dólares en Bonos. Agatha Christie.

Hoy comparto un nuevo relato, en este caso se trata de un cuento de Hércules Poirot, el detective creado por Agatha Christie y muy influido por Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle, de quien Christie era lectora y admiradora, al igual que de los cuentos de Edgar Allan Poe.

Si bien no es un enigma policial como los que comparto para resolver, si se leen con atención y se usa también la creatividad se puede develar como si se tratase de estos. En lo personal hallo una gran satisfacción al elaborar una teoría y conforme pasa el relato descubrir que voy "en la pista", para, finalmente ver que he caminado tras los pasos de estos geniales personajes literarios ...

Espero que disfruten de leerlos y elaborar deducciones e hipótesis tanto como lo hago yo.

Los dibujos e ilustraciones los he agregado yo para embellecer la entrada.
 
 



Agatha Christie (1890 - 1976)



El Robo Del Millón De Dólares En Bonos


—Cuantos robos de bonos se han registrado últimamente! —observé una mañana, plegando el periódico—. ¡Poirot, dejemos a un lado la ciencia de la deducción y dediquémonos a la delincuencia!

—¿Le han entrado ganas de.... cómo diría yo.... enriquecerse a toda prisa, eh, mon ami?

—Bueno, eche un vistazo en este último coup, un millón de dólares en Bonos Liberty que el Banco Escocés enviaba a Nueva York y que desaparecieron de manera sorprendente a bordo del Olympia.

—Si no fuera por el mal de mer y las horas que se tarda en cruzar el canal, me encantaría poder viajar en uno de esos grandes trasatlánticos —murmuró Poirot con aire soñador.

—Sí, desde luego —repliqué entusiasmado—. Algunos deben ser verdaderos palacios; piscinas, salones, restaurantes.... la verdad debe resultar difícil creer que uno se halla en alta mar.

—Yo siempre sé cuándo estoy en la mar —dijo Poirot con pesar—. Y todas esas bagatelas que acaba de enumerar no me dicen nada; pero, amigo mío, considere por un momento la de genios que viajan de incógnito. A bordo de esos palacios flotantes, como usted acaba de llamarlos, uno encontraría, la élite, la haute noblesse del mundo criminal.
Reí.

—¡De modo que eso es lo que le entusiasma! ¿Le gustaría haber hablado con el hombre que ha robado los Bonos Liberty?

La patrona nos interrumpió.

—Una joven pregunta por usted, monsieur Poirot. Aquí está su tarjeta.

—Miss Esmeé Farquhar —leyó Poirot. Y tras inclinarse para recoger una miga de pan que había debajo de la mesa y arrojarla a la papelera, dijo a la patrona que hiciese pasar aquella señorita.

Al minuto siguiente entraba en la estancia una de las muchachas más encantadoras que he visto en mi vida. Tendría unos veinticinco años, sus ojos eran muy grandes y castaños y su figura perfecta. Iba bien vestida y sus modales eran reposados.

—Siéntese, se lo ruego, mademoiselle. Éste es mi amigo el capitán Hastings, quien me ayuda en mis pequeños problemas.

—Me temo que el que le traigo hoy no sea pequeño, monsieur Poirot —dijo la joven tras dirigirle una pequeña inclinación de cabeza antes de sentarse—. Me atrevo a asegurar que ya lo habrá leído en los periódicos. Me refiero al robo de los Bonos Liberty a bordo del Olympia —debió reflejarse cierto asombro en el rostro de Poirot, porque se apresuró a continuar—: Usted se preguntará qué tengo yo que ver con una institución tan seria como el Banco Escocés de Londres. En cierto sentido, nada, y en otro, mucho. Verá usted, monsieur Poirot, soy la prometida de Philip Ridgeway.

—¡Aja! Y Philip Ridgeway...

—Estaba encargado de la custodia de los bonos cuando fueron robados. Claro que no han podido acusarle, puesto que no fue culpa suya. No obstante, está muy disgustado por ese asunto. Su tío insiste en que debió mencionar, sin darse cuenta, que los Bonos obraban en su poder. Es un terrible tropiezo para su carrera.

—¿Quién es ese señor?
 
—El director general del Banco Escocés de Londres. Es tío de Philip. —¿Y si me contara toda la historia, señorita Farquhar?

—Muy bien. Como usted sabe, el Banco deseaba extender sus créditos en América y para este propósito decidió enviar un millón de dólares en Bonos Liberty. El señor Vavasour eligió a su sobrino, que había ocupado un cargo de confianza en el Banco por espacio de muchos años, para que realizase el viaje a Nueva York. El Olympia salió de Liverpool el día veintitrés, y la mañana de ese día le fueron entregados los bonos a Philip por el señor Vavasour y el señor Shaw, los dos directores generales del Banco Escocés en Londres. Fueron contados e hicieron con ellos un paquete que sellaron en su presencia y que luego él encerró inmediatamente en su maletín.
—¿Un maletín con cierre corriente?

—No. El señor Shaw hizo que Hubb's le colocase uno especial. Philip, como le decía, depositó el paquete en el fondo del maletín y lo robaron pocas horas antes de llegar a Nueva York. Fue registrado minuciosamente todo el barco, pero sin resultado. Los bonos parecían haberse desvanecido en el aire.

Poirot hizo una mueca.

—Pero no desvanecieron del todo, puesto que fueron vendidos en pequeñas cantidades a la media hora de haber atracado el Olympia. Bien, sin duda alguna, lo que debo hacer ahora es ver al señor Ridgeway.

—Iba a sugerirles que comieran conmigo en el «Queso de Bola». Philip estará allí. Tiene que reunirse conmigo, pero aún no sabe que yo he venido a consultar con ustedes.

Aceptamos la invitación y allí nos dirigimos en un taxi.

Philip Ridgeway había llegado antes que nosotros y pareció un tanto sorprendido al ver que su prometida se presentaba acompañada de un par de desconocidos. Era un joven alto, apuesto, con las sienes ligeramente plateadas, a pesar de que no debía tener más allá de treinta años de edad.

La señorita Farquhar, acercándose a él, apoyó la mano en su brazo.

—Tienes que perdonarme que haya obrado sin consultarte, Philip —le dijo—. Permíteme que te presente a monsieur Hércules Poirot, de quien ya habrás oído hablar, y a su amigo el capitán Hastings. Ridgeway pareció muy asombrado.

—Claro que he oído hablar de usted, monsieur Poirot —dijo al estrecharle la mano—. Pero no tenía idea de que Esmée pensara consultarle acerca de mi... de nuestro problema.

—Temía que no me dejaras, Philip —dijo miss Farquhar tímidamente.

—De modo que tú procuras asegurarte —observó el joven con una sonrisa—. Espero que monsieur Poirot podrá arrojar alguna luz en este rompecabezas extraordinario, pues confieso con toda franqueza que estoy a punto de perder la razón de ansiedad y
preocupación.

Desde luego su rostro denotaba cansancio y la enorme tensión bajo la que se encontraba.

—Bien, bien —dijo Poirot—. Vamos a comer y mientras tanto cambiaremos impresiones para ver lo que se puede hacer. Quiero oír toda la historia de labios del propio señor Ridgeway, pero sin prisas.

Mientras disfrutábamos del excelente asado y el pastel de riñones, Philip nos fue relatando las circunstancias que rodearon la desaparición de esos bonos. Su historia coincidía con la de la señorita Farquhar en todos sus detalles. Cuando hubo terminado, Poirot tomó la palabra para hacer una pregunta:

—¿Qué fue lo que le condujo exactamente al descubrimiento del robo, señor Ridgeway?

Rió con cierta amargura.

—La cosa saltaba a la vista, monsieur Poirot. No podía pasarse por alto. Mi maletín asomaba por debajo de mi litera lleno de arañazos y cortes en los lugares donde intentaron forzar la cerradura.

—Pero yo creía que había sido abierto con una llave...

—Eso es. Intentaron forzarlo, pero no lo consiguieron. Y al final debieron lograrlo operando de un modo u otro.

—Es curioso —dijo Poirot, y sus ojos comenzaron a brillar con aquella luz verde que yo conocía tan bien—. ¡Muy curioso! Perdieron mucho, mucho tiempo tratando de abrirlo y luego... sapristi!, descubren que tenían la llave... porque todas las cerraduras de Hubb's son únicas.

—Por eso es imposible que tuvieran la llave. No me separé de ella ni de día ni de noche.

—¿Está seguro?

—Puedo jurarlo, y además, si hubieran tenido la llave o un duplicado, ¿por qué iban a perder el tiempo intentando forzar una cerradura evidentemente inviolable?

—¡Ah, ésa es la pregunta que nos hacemos nosotros! Me aventuro a profetizar que la solución, si llegamos a encontrarla, dependerá de este curioso detalle. Le ruego que no se ofenda si le hago otra pregunta más: ¿Está completamente seguro de que no lo dejó abierto?
Philip Ridgeway limitóse a mirarle, y Poirot se apresuró a disculparse.

—Estas cosas pueden ocurrir, ¡se lo aseguro! Muy bien, los bonos fueron robados del maletín. ¿Qué hizo con ellos el ladrón? ¿Cómo se las arregló para llegar a tierra con ellos?

—¡Ah! —exclamó Ridgeway—. Eso mismo. ¿Cómo? ¡Se dio aviso a las autoridades de la Aduana, y cada persona que abandonó el barco fue registrada minuciosamente!

—Y me figuro que el paquete de bonos sería voluminoso...
 
—Desde luego. Era casi imposible esconderlo a bordo... y de todas formas sabemos que no fue así, porque fueron puestos a la venta a la media hora de la llegada del Olympia, mucho antes de que yo enviara los cables con los números. Un corredor de Bolsa asegura que compró algunos antes de que el Olympia atracara. Pero no se pueden comprar bonos por radio.

—Por radio no, pero, ¿se acercó algún remolcador?

—Sólo los oficiales, y eso fue después de haber sido dada la alarma y cuando todo el mundo estaba sobre aviso. Yo mismo estuve vigilando por si eran sacados del barco por ese medio. ¡Cielos, monsieur Poirot, esto va a volverme loco! La gente ha empezado a decir que los robé yo mismo. Estoy trastornado.

—Pero también fue registrado usted al desembarcar, ¿no? —preguntó Poirot en tono amable.

—Sí.

El joven le miraba intrigado.

—Veo que no ha comprendido mi intención —dijo Poirot sonriendo enigmáticamente—. Ahora quisiera hacer averiguaciones en el Banco Escocés.

Ridgeway sacó una tarjeta de su cartera y escribió en ella unas palabras.—Preséntela a mi tío; le recibirá en seguida.

Poirot le dio las gracias, y luego de despedirnos de la señorita Farquhar nos dirigimos hacia la calle Threadneedle, donde se hallaban las oficinas del Banco Escocés de Londres. Al presentar la tarjeta de Ridgeway fuimos conducidos, a través de un laberinto de oficinas, hasta un reducido despacho del primer piso, donde nos recibieron los directores generales. Eran dos caballeros de aspecto grave que habían envejecido al servicio del Banco. El señor Vavasour llevaba una barbita blanca, y el señor Shaw iba perfectamente rasurado.

—Tengo entendido que es usted un investigador particular —dijo Vavasour—. Bien, bien. Claro que ya nos hemos puesto en manos de Scotland Yard. El inspector McNeil es el encargado del caso. Creo que es una persona muy competente.

—Estoy seguro de ello —replicó Poirot amablemente. ¿Me permite hacerle algunas preguntas en beneficio de su sobrino? Acerca de esa cerradura que ustedes encargaron en Hubb's.

—Yo mismo la encargué —repuso el señor Shaw—. No hubiera confiado este asunto a ningún empleado. En cuanto a las llaves, el señor Ridgeway tenía una, y las otras dos mi colega y yo.

—¿Y ningún empleado de las oficinas tuvo acceso a ellas?

—Creo poder asegurar que han permanecido en la caja fuerte donde las colocamos el día veintitrés —dijo Vavasour—. Mi colega ha estado enfermo quince días... precisamente a partir del mismo día en que Philip nos dejó.—La bronquitis aguda no es cosa de broma a mi edad —dijo Shaw contrariado—. Y me temo que el señor Vavasour ha tenido mucho trabajo durante mi ausencia, especialmente con este inesperado contratiempo.

Poirot les hizo algunas preguntas más. Yo supuse que para averiguar el grado de intimidad exacto entre tío y sobrino. Las respuestas del señor Vavasour eran breves y concisas. Su sobrino gozaba de la confianza del Banco, y no tenía duda ni dificultades económicas que él supiera. Le habían confiado misiones similares en anteriores ocasiones. Al fin nos despidió con toda amabilidad.

—Estoy decepcionado —dijo Poirot cuando salimos a la calle. —¿Esperaba descubrir más cosas? Son unos viejos tan pesados...

—No ha sido su pesadez lo que me ha decepcionado, mon ami. No esperaba encontrar en un director de Banco «un astuto financiero con vista de águila», como dicen en las novelas detectivescas. No, me ha decepcionado el caso... ¡según mi manera de ver resulta demasiado sencillo!

—¿Sencillo?

—Sí, ¿no lo encuentra de una ingenuidad casi infantil? —¿Sabe usted ya quién robó los bonos?

—Sí.

—Pero, entonces... debemos... ¿Por qué...?, me parece...

—No se confunda y aturrulle, Hastings. De momento no vamos a hacer nada.—¿Pero por qué? ¿A qué esperar?

—Al Olympia. El martes debe regresar de su viaje a Nueva York.

—Pero si usted sabe quién robó los bonos, ¿por qué esperar? Puede huir.

—¿A una isla del mar del sur donde no exista la extradición? No, mon ami, allí se le haría la vida insoportable. Y en cuanto a por qué espero... eh bien, para la inteligencia de Hércules Poirot el caso está perfectamente claro, pero en beneficio de los demás que no han sido tan bien dotados por Dios... —el inspector McNeil, por ejemplo—, será conveniente hacer algunas investigaciones para probar los hechos. Hay que tener consideración con los menos dotados.

—¡Cielo Santo, Poirot! Daría un buen montón de dinero por verle hacer el ridículo... siquiera una vez. ¡Es usted tan terriblemente orgulloso!

—No se enfurezca, Hastings. La verdad es que observo que a veces me detesta. ¡Cielos, sufro las penalidades de la grandeza!

El hombrecillo hinchó su pecho y suspiró tan cómicamente que me vi obligado a echarme a reír estrepitosamente.

El martes nos sorprendió camino de Liverpool en un departamento de primera clase de los L. & N. W. B. Poirot se había negado a comunicarme sus sospechas, o certezas. Se contentó con expresar su sorpresa porque yo no estuviera au fait de la situación. No quise discutir y disimulé mi curiosidad bajo una pantalla de fingida indiferencia. Una vez llegamos junto al muelle al lado del cual estaba el enorme transatlántico, Poirot se puso tenso y alerta. Nuestro trabajo consistió en entrevistar a diversos camareros y oficiales y preguntar por un amigo de Poirot que había partido hacia Nueva York el día veintitrés.

—Un anciano caballero, que usa lentes. Está paralítico y durante el tiempo que permaneció a bordo apenas salía de su camarote.

Aquella descripción pareció corresponder con la de un tal señor Ventnor, que había ocupado el camarote C 24, contiguo al de Philip Ridgeway. Aunque incapaz de saber cómo Poirot había conocido la existencia del señor Ventnor y sus señas personales, me sentí muy excitado.

El oficial meneó la cabeza.

—Dígame —exclamé—, ¿fue ese caballero uno de los primeros en desembarcar en Nueva York?

—No, señor, sino de los últimos.

Me retiré decepcionado y vi que Poirot me sonreía. Dio las gracias al oficial, un billete cambió de propietario y nos marchamos.

—Todo está muy bien —observé con calor—, pero esta última respuesta debe haber dado al traste con su preciosa tesis, ¡ríase cuanto quiera!

—Como de costumbre, no ve usted nada, Hastings. La última contestación, muy al contrario, ha sido el remache de mi teoría.

Yo dejé caer mis brazos, desolado. —Me doy por vencido.

Cuando nos encontrábamos en el tren, de regreso a Londres, Poirot estuvo escribiendo afanosamente durante algunos minutos, encerrando el resultado de sus esfuerzos en un sobre.

—Eso es para el buen inspector McNeil. Lo dejaremos en Scotland Yard al pasar, y luego iremos al restaurante Rendez-vous, donde he citado a la señorita Esmée Farquhar, para que nos haga el honor de cenar con nosotros.

—¿Y qué me dice de Ridgeway?

—¿Qué quiere que le diga? —preguntó Poirot. —Pues no pensará usted... no puede...

—Está usted adquiriendo el hábito de la incoherencia, Hastings. A decir verdad, lo pienso. Si Ridgeway hubiese sido el ladrón.... cosa perfectamente posible, el caso hubiese resultado encantador; un trabajo puramente metódico.

—Pero no tan encantador para la señorita Farquhar, ¿verdad?

—Es posible que tenga usted razón. Por lo tanto, mejor para todos. Ahora, Hastings, revisaremos el caso. Veo que lo está deseando. El paquete, sellado, es arrebatado del maletín y desaparece en el aire, como dijo la señorita Farquhar. Nosotros descartamos la teoría del aire porque no resulta aceptable científicamente, y consideramos lo que pudo haber sido de él. A todos les parece imposible que pudiera llegar a tierra... desde luego...

—Sí, pero sabemos...

—Usted puede que lo sepa, Hastings. Yo no. Yo soy de la opinión de que puesto que parece increíble... lo es. Quedan dos posibilidades: o fue escondido a bordo... cosa bastante difícil también.... o arrojado por la borda.—¿Quiere decir atado a un corcho?

—Sin corcho. Me sobresalté.

—Pero si los bonos fueron arrojados al mar, no pudieron ser vendidos en Nueva York.

—Admiro su lógica, Hastings. Los bonos fueron vendidos en Nueva York y, por consiguiente, no fueron echados al mar. ¿Ve dónde vamos a parar?

—Al punto de partida.

—Jamais de la vie! Si el paquete fue arrojado al mar, y los bonos vendidos en Nueva York, esto quiere decir que el paquete no contenía los bonos. ¿Existe alguna prueba de que estuvieran dentro del paquete? Recuerde que el señor Ridgeway no volvió a abrirlo desde que le fue entregado en Londres.

—Sí, pero entonces...

Poirot alzó una mano, impaciente.

—Permítame continuar. El último momento en que fueron vistos fue en las oficinas del Banco Escocés de Londres la mañana del día veintitrés. Reaparecieron en Nueva York media hora después de la llegada del Olympia, y según declaración de un hombre a quien nadie hace caso, antes de que el barco entrase. Supongamos entonces que no hubieran estado nunca a bordo del Olympia... ¿Existe, pues, algún otro medio para que pudieran llegar a Nueva York? El Gigantic salió de Southampton el mismo día que el Olympia, y posee el récord del Atlántico. Viajando en el Gigantic los bonos hubieron llegado a Nueva York un día antes que el Olympia. Todo está claro y el caso empieza a explicarse. El paquete es sólo un engaño, y la sustitución se verifica en la oficina del Banco. Hubiera sido fácil para cualquiera de los tres hombres presentes preparar un duplicado del paquete y sustituirlo por el auténtico. Très bien, los bonos son enviados a un cómplice de Nueva York con instrucciones para venderlos en cuanto llegue el Olympia, pero alguien tiene que viajar en el Olympia para dirigir el supuesto robo.

—Pero, ¿por qué?

—Porque si Ridgeway abre el paquete y descubre que es un engaño, lo comunicaría inmediatamente a Londres. No, el hombre que viaja en el camarote contiguo al suyo realiza su trabajo; simula forzar la cerradura para atraer su inmediata atención hacia el robo, y en realidad abre el maletín con un duplicado de la llave, arroja el paquete por la borda y espera a abandonar el barco el último. Claro que lleva lentes para ocultar sus ojos, y se finge inválido, puesto que no quiere correr el riesgo de tropezarse con Ridgeway. Desembarca en Nueva York y regresa en el primer barco.

—¿Y cuál era su papel?

—El hombre que tenía un duplicado de la llave, el que encargó la cerradura, el que no estuvo enfermo de bronquitis en su casa de campo.... en fin, el viejo «pesado». ¡El señor Shaw! Algunas veces se encuentran criminales en los puestos más elevados, amigo mío. Ah, ya hemos llegado. ¡Mademoiselle, he triunfado! ¿Me permite?

¡Y el radiante Poirot besó a la asombrada joven en ambas mejillas!

 




Hércules Poirot, el sagaz detective de origen Belga creado por Agatha Christie, en las imágenes encarnado por David Suchet, de origen británico.
 


2 comentarios:

  1. "la mayoría de los cuentos de Hercule Poirot son pequeñas obras maestras en su género, presentan un misterio bastante claro, a los sospechosos, y las pistas para resolverlo".

    citado de esta reseña:

    http://lacasonamontejo.wordpress.com/2014/06/03/reto-agatha-christie-5-poirot-investiga/

    muy bueno este cuento. me intriga el de la tumba del faraón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir la reseña, los tendré en cuenta !!!

      Eliminar