lunes, 26 de octubre de 2015

Desafío para las teorías existentes de la Hipnosis. Luis Aparicio Sanz.

El artículo que hoy comparto con ustedes lo hallé en la web de Joel Cobos, Tutoriales de Hipnosis. Artículos Científicos. El texto pertenece a Luis Aparicio Sanz y se publicó originalmente en la web de Diario Médico. Al final del texto dejo el link a la publicación original.
En el presente artículo hallarán las teorías actuales respecto a las posibles explicaciones de lo que conocemos como Hipnosis o Experiencias/Efectos Hipnóticos.


Las perspectivas y modelos más destacados de las teorías sobre la hipnosis, según Yapko (1999), son los siguientes:
1. La hipnosis como disociación. Hay múltiples sistemas cognitivos que normalmente trabajan de forma sinérgica bajo un control primario o ejecutivo. Durante la hipnosis, los subsistemas normalmente integrados se disocian entre sí a diversos niveles y son capaces de dar respuestas independientes y multinivel ante las sugestiones del hipnotizador.
2. La hipnosis como regresión psicológica. Es vista como una forma especial de regresión psicológica caracterizada por un cambio a procesos de pensamiento primarios más primitivos y por un aumento de la transferencia hacia el hipnotizador como figura de autoridad casi arquetípica (por ejemplo, parental).
3. La hipnosis como relajación. La relajación se considera como la fuente de la que derivan todos los fenómenos como la regresión y la disociación.
4. La hipnosis como fenómeno sociocognitivo. La hipnosis no es una experiencia particular o única, sino que está definida sólo por el contexto social en el que se produce y a través de la manera en que los participantes consideran las respuestas hipnóticas etiquetándolas como tal.
5. La hipnosis como estado permisivo. El enfoque autoritario que tienen los clínicos con una orientación más tradicional es la base para la descripción que hace esta teoría de la conducta del cliente como pasiva y permisiva. Un cliente permisivo se caracteriza por permitir que el clínico dirija su experiencia, expresando pocos o ningún deseo propio. Se espera que el cliente responda tanto como pueda a la guía del clínico, y así opere en un rol secundario y reactivo en la relación. Se ve al cliente como un receptáculo pasivo de las sugerencias autoritarias del clínico. La incapacidad del cliente para responder a las sugestiones directas del clínico y satisfacer así a éste último, es la base de lo que en este modelo se ha catalogado como “resistencia”.
6. La hipnosis como role playing. Para esta perspectiva sociocognitiva particular, la hipnosis como entidad de conciencia única y separada no existe realmente. Sólo hay hipnosis cuando alguien desea representarla. El cliente no entra realmente en una dimensión de conciencia que difiera de forma apreciable de ninguna otra. Más bien la persona desempeña el papel de cómo se supone que es y actúa y del aspecto que tiene un sujeto hipnotizado, y cumple las sugerencias del hipnotizador a este respecto. El apoyo a esta perspectiva proviene de diversas investigaciones que normalmente implican a un grupo de sujetos a los que se les da la instrucción de que se comporten “como si” estuvieran hipnotizados y se mezclen con un grupo de sujetos formalmente hipnotizados. Se desafió a unos cuantos “expertos” para que descubrieran qué personas estaban realmente hipnotizadas y cuáles no. Los sujetos que representaron la conducta hipnótica fueron extremadamente convincentes y lograron confundir a los expertos.
7. La hipnosis como un estado de conciencia alterado. Se considera el estado hipnótico como un estado único y separado distinto del normal, creado artificialmente mediante el proceso de inducción, que altera la experiencia fenomenológica de la persona limitando la atención a las sugestiones que se le ofrecen.
8. La visión de la hipnosis como contrastación con la realidad. Obtener retroalimentación (feedback) de los sentidos respecto a nuestra relación con el mundo que nos rodea es un proceso llamado “contrastación con la realidad”. Este proceso normalmente es tan inconsciente que lo damos por supuesto. Cuando se entra por primera vez en un estado hipnótico, el proceso continuo de contrastación con la realidad es marcadamente reducido. Cuando uno suspende el proceso de obtener retroalimentación del mundo que le rodea centrándose en sus procesos internos, que es lo que caracteriza a la mayoría de las experiencias hipnóticas (aunque la hipnosis se puede centrar en aspectos externos), uno pierde cualquier orientación que esté fuera de su experiencia interna. Al suspender la contrastación objetiva con la realidad la persona es libre para aceptar cualquier realidad que se le sugiera. La realidad sugerida, independientemente de que sea verdadera o falsa, determinará la calidad y la cantidad de las respuestas emocionales y conductuales de la persona.
9. La propiedad condicionadora de las palabras y las experiencias. Las palabras son estímulos condicionados que representan experiencias internas (uno usa su propia experiencia individual para dar significado a una palabra; una misma palabra significará cosas diferentes para diferentes personas; cuanto más abstracta sea una palabra, más cierto será esto). También los gestos son estímulos condicionados que surgen a partir de experiencias repetidas de aprender lo que significan. Así, el significado está en la persona, no en las palabras. Las personas son individuos y cada uno se comunica a su manera. La comunicación hipnótica eficaz permite a las personas interpretar y responder de formas propias y únicas a las posibilidades sugeridas por el clínico.
10. La hipnosis es un resultado interaccional. La responsabilidad de la experiencia de la hipnosis la comparten el clínico y el cliente, en el sentido de que deben estar atentos y responder al otro. El clínico, para tener éxito, debe responder a las necesidades del cliente y adaptar su enfoque a ellas para que el cliente responda a las posibilidades de cambio sugeridas por él. La relación es de mutua interdependencia y en ella cada uno sigue la iniciativa del otro y al mismo tiempo, paradójicamente, toma la iniciativa. Enfatiza la sensibilidad y el respeto por el cliente, lo que resulta ideal en los contextos terapéuticos. Sin embargo, es evidente que esos factores no han de estar necesariamente presentes para que se produzca la hipnosis.
11. Perspectivas biológicas de la hipnosis. La fuerte relación existente entre la mente y el cuerpo es claramente evidente en las interacciones hipnóticas y ha llevado a formulaciones teóricas que defienden la existencia de una base biológica en la predisposición a la hipnosis (la calidad de la interrelación entre los dos hemisferios cerebrales, ritmo ultradiano, asimetría hemisférica).

Estado vs. no estado
Por otra parte, Pérez-Garrido, González-Ordi y Miguel-Tobal (1999) afirman que la investigación básica sobre hipnosis se ha centrado, entre otras cuestiones, en averiguar cuáles son las características subyacentes del proceso hipnótico. La mayoría de los investigadores se adscriben a dos concepciones o paradigmas distintos sobre la naturaleza de la hipnosis:
  • El paradigma tradicional u organogénico, que presupone que la hipnosis implica un estado alterado de consciencia.
  • El paradigma psicogénico, cognitivo-comportamental o sociocognitivo, que argumenta que no es necesario recurrir al concepto de estado alterado para explicar el comportamiento hipnótico.
Ambas concepciones han generado estrategias de investigación y resultados diferentes; todo lo cual, ha conducido a una de las controversias teórico-conceptuales más relevantes en el ámbito de la hipnosis experimental.
No obstante, González Ordi y Miguel-Tobal (1999) y González Ordi (2001) nos indican que, en general, muy pocos son los autores que aún mantienen a ultranza la existencia de un estado alterado hipnótico, cualitativa y cuantitativamente diferente a la vigilia, y que los diversos investigadores de la hipnosis se debaten en la actualidad entre:
  • Defensores de los determinantes internos, postulan que el comportamiento hipnótico vendría fundamentalmente determinado por variables intrasujeto a modo de habilidades, capacidades o características psicológicas preexistentes: disociación, absorción, imaginación e implicación emocional, capacidad de relajación, focalización de la atención, flexibilidad cognitiva.
  • Defensores de los determinantes ambientales, hacen hincapié en que es la situación definida como ‘hipnosis’ la que determina finalmente el comportamiento hipnótico, en virtud de diferentes variables contextuales que producen una modificación de: actitudes y expectativas, roles, compromiso.

Desafío para las teorías existentes
Una reciente noticia publicada en BBC Mundo, informa sobre un estudio realizado en la Universidad de Hull, dirigido por el Dr. William McGeown, publicado en la revista Consciousness and Cognition, cuyos resultados indican que “la inducción hipnótica crea un patrón distintivo y único de activación cerebral en sujetos muy sugestionables” que puede ser detectado con escáneres.
Por otra parte, el Dr. Peter Naish, en un artículo (en prensa) de la misma revista, en su estudio ha encontrado que “no sólo hay cambios en la actividad cerebral en la hipnosis, sino que también hay una diferencia en la función cerebral entre las personas de susceptibilidad hipnótica baja y alta. Estos últimos mostraron una acción más rápida del hemisferio izquierdo en el estado de vigilia, pero más rápida del hemisferio derecho cuando estaban hipnotizados”.
El Profesor Zoltán Dienes y sus colaboradores, en otro artículo, publicado también en Consciousness and Cognition, “examinaron dos posibles correlaciones de la sugestión hipnótica: la disociación y la inhibición cognitiva. La disociación es la base de dos de las principales teorías de la hipnosis y otras teorías postulan que comúnmente la respuesta hipnótica es el resultado de las capacidades de atención (incluida la inhibición)”. Encontraron datos que “excluyen las correlaciones, incluso moderadas, entre sugestión hipnótica y todas las medidas de disociación y la inhibición cognitiva general”, añadiendo que “los resultados son un desafío para las teorías existentes de la hipnosis”. Algo que podría decirse también de los otros dos estudios citados y de otras investigaciones que se están llevando a cabo.
Habrá que esperar, como siempre ocurre en la investigación científica, a que otros estudios vayan verificando si los resultados expuestos en los artículos citados son confirmados y ayudan a conocer qué teorías sobre la hipnosis, en función de los conocimientos actuales, serían las más acertadas por el momento y cuáles deberían desestimarse por ir totalmente en contra de la evidencia empírica.

Referencias bibliográficas:
Dienes, Z., Brown, E., Hutton, S., Kirsch, I., Mazzoni, G. & Wright, D.B. (2009). Hypnotic suggestibility, cognitive inhibition, and dissociation. Consciousness and Cognition, 18 (4), 837-847. (Abstract)
González Ordi, H. (2001). La hipnosis: mitos y realidades. Málaga: Aljibe.
González Ordi, H., y Miguel-Tobal, J.J. (1999). Características de la sugestionabilidad y su relación con otras variables psicológicas. Anales de Psicología, 15 (1), 57-75. Extraído el 16 de noviembre de 2009 desde: http://revistas.um.es/analesps/article/view/31081/30241
McGeown, W.J., Mazzoni, G., Venneri, A. & Kirsch, I. (2009). Hypnotic induction decreases anterior default mode activity. Consciousness and Cognition, 18 (4), 848-855. (Abstract)
Naish, P.L.N. (in press). Hypnosis and hemispheric asymmetry. Consciousness and Cognition. (Abstract)
Pérez-Garrido, A., Gonzalez-Ordi, H. y Miguel-Tobal, J.J. (1999). Psicología a la francesa. El papel de las polémicas sobre la naturaleza y utilidad de la hipnosis en la constitución de la psicología como disciplina. Revista de Psicología Universitas Tarraconensis, 21 (1-2), 28-66.
Yapko, M.D. (1999). Lo esencial de la hipnosis. Barcelona: Paidós.

Fotografía: Flickr

----------------------------------------------------------------

Link a la publicación original:

Si les gustó la entrada y el Blog y desean compartirla en las redes sociales se los agradeceré, desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

El Palacio de la Mente en Twitter: El Palacio de la Mente

@PalacioDLaMente


sábado, 10 de octubre de 2015

Charla sobre Mnemotecnia para estudiantes de la UP.

El pasado viernes 9 de octubre brindé la tercera charla sobre Mnemotecnia a estudiantes de primer año de la Carrera de Abogacía de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo, invitado por la profesora Julieta Manterola, docente a cargo de la materia Teoría del Estado. 


La idea fue exponer los pilares de la disciplina para el uso y provecho de los estudiantes, a continuación dejo los links para que cualquiera pueda acceder a los contenidos de la charla, algunos de los cuales, por un tema de tiempo, debí resumir un poco.

Les dejo entonces los seis artículos sobre el tema, el último es un texto que no llegué a dar, porque consideré que sólo tendría interés para quien ya tuviese algún conocimiento sobre la materia, lo dejo aquí, esperando que quienes lean terminen hallándolo también de utilidad.








Si les gustó la entrada y el Blog y desean compartirla en las redes sociales se los agradeceré, desde ya muchas gracias y hasta la próxima.

El Palacio de la Mente en Twitter: El Palacio de la Mente

@PalacioDLaMente